Los últimos días del imperio / Beatriz Ontaneda

12992767_10206807884809722_1783832967_n

Los últimos días del imperio – El fantástico viaje de Helen Haiff III

Beatriz Ontaneda

Editorial Casatomada

Con esta novela, Beatriz Ontaneda culmina el ciclo de aventuras de su personaje Helen Haiff, quien, debido a un extraño fenómeno ocurrido mientras sobrevolaba el Triángulo de las Bermudas, es transportada miles de años en el pasado, a épocas míticas en las que dioses, gigantes y hombres coexistían sobre la Tierra, poseedores de conocimientos hoy olvidados, como la ciencia de fabricar vehículos voladores o resucitar a los muertos.

Helen Haiff posee tanto un temperamento volcánico como una inteligencia bastante despierta, cualidades que le permiten superar pronto el impacto inicial que le ocasiona verse trasladada a otro tiempo, poco a poco logra hacerse dueña de la situación, además de los afectos de diversos hombres con los que traba contacto, muchos de ellos pertenecientes también al mito y la leyenda, como Thot, Teseo o Hércules. Así, un destino que parecía consistir en la esclavitud es cambiado por un protagonismo que, dado el histrionismo del personaje, depara al lector todo tipo de emociones, desde la sensación de aventura más intensa hasta la comicidad más desternillante, como se muestra en la escena en la cual Helen logra realizar su deseo amoroso. Es imposible aburrirse con esta novela.

Mención aparte merece el uso de lo que podríamos llamar una “versión alternativa” de la historia, la cual es manejada por círculos esotéricos o iniciáticos. Al margen de si el lector pueda estar o no de acuerdo con esta versión, Beatriz Ontaneda ha sabido utilizarla para crear un marco de aventuras coherentemente engarzadas con las tradiciones de diversas culturas, de modo que la aparición de gigantes bíblicos, vehículos voladores propios de la tradición hindú, así como acontecimientos registrados por griegos y egipcios, nos revelan un mundo que siempre ha estado interconectado, al punto que incluso seres y leyendas del antiguo Perú están incluidos en la trama.

Un digno cierre para una trilogía de aventuras en el tiempo, y un final merecidamente feliz para una heroína difícil de olvidar.

Advertisements

El extrañísimo Jim / Kent Figueroa

img001

El extrañísimo Jim

Kent Figueroa

Ediciones El Pozo

Lima, 2015

Sorprendente conjunto de relatos a cargo del joven autor Kent Figueroa (Callao, 1993), quien incorpora a su peculiar narrativa, de tono directo y carente de estridencias, situaciones tan insólitas como el hallazgo fortuito de un libro en el cual está narrada la existencia del protagonista, o el retorno de un pariente con un regalo singular, a saber, nada menos que Dios encerrado en una botella.

Del género fantástico se ha escrito mucho, al punto que es difícil arribar a una definición que abarque todas sus vertientes. Los cuentos de Kent Figueroa hacen justicia a las ideas propugnadas por el escritor Harry Belevan, quien postula que lo fantástico en un relato radica en el efecto que éste produce en el lector, antes que en la estructura o en la temática del texto. No encontramos pues personajes o tópicos fantásticos en los cuentos de Kent Figueroa, sino una realidad alterada  que sólo afecta a los protagonistas, haciendo al lector testigo de esta desesperante situación. Así, un personaje puede encontrar en una librería de viejo nada menos que un libro en el que se narra su vida completa, aunque el libro en cuestión no es más que un objeto de comercio para el dueño del establecimiento. Lo insólito, lo fantástico, no se convierte en una situación genérica, sino en una suerte de enfermedad padecida por los personajes que transitan a lo largo de los cuentos.

Incluso en aquellos cuentos que no abordan directamente lo fantástico, se percibe el aliento de lo demencial, de lo atroz, como lo es el triste desenlace de la historia de la prostituta que, inútilmente, trata de cambiar de vida. Y el cuento que da título al volumen, El extrañísimo Jim, merece figurar en cualquier antología de lo cruel, de lo infame y de lo macabro. Kent Figueroa es un maestro del desasosiego. Con sus cuentos no ha venido a traer la paz, sino la espada. O el horror.